Fernando de las Heras Salas

BIOGRAFÍA
Soy maestro, ya jubilado, aunque sigo “trabajando” en el C.E.P.I. Fátima. Mi trabajo me ha marcado y me define. He trabajado en dos campos: uno, la Ed. Especial y otro, Menores, tanto en Protección como en Reforma, ámbitos en los que tiene muchísimo sentido ejercer esta hermosa profesión.
Soy un corredor de fondo, como deportista y como ser humano. Como estilo de vida, me encanta hacer medias, y maratones: ¡ es un vicio como otro cualquiera!. La bici y unas zapatillas de runner son mis compañeras inseparables de viaje.
Del resto no lo sé, solamente lo sospecho. Con seguridad sólo sé que soy una persona inquieta, convencida de que el supremo imperativo ético es tratar humanamente a mis iguales. Inquieta por hacer de este mundo, mi espacio de relaciones personales y , más allá , mi ciudad con rostros humanos concretos, un lugar habitable, digno, justo, solidario, en la que las vergonzosas desigualdades entre las personas y los barrios se estrechen cada vez más.
MOTIVACIÓN
Las razones para dar este paso de mayor implicación en la “res publica” se pueden deducir, creo, de mis apuntes bibliográficos porque intento ser coherente entre lo que soy, pienso y actúo. Razones más inmediatas las encontré a partir del 15M. Si la indiferencia no está entre una de mis actitudes, lo fue menos a partir de la lectura del texto de S.Hessel “¡Indignaos!”, cuando escribe que hay dos nuevos grandes desafíos: la enorme distancia que existe entre los muy pobres y los muy ricos y cuando hace referencia a la situación del planeta tierra y la violación de los derechos humanos.
En este sentido mi trabajo en la escuela pública, siempre ha estado impregnado por la defensa y la restitución de los derechos de los mas excluidos, los alumnos con discapacidades y aquellos otros que han abandonado o fracasado en el sistema escolar y social. Del mismo modo, desde Redes Cristianas, el motor de mis luchas ha sido la superación del sufrimiento, la injusticia y la opresión de muchas personas. En esta línea de continuidad me parece un salto cualitativo tomar conciencia del dinero, del ahorro responsable, como un instrumento de transformación social a través de Banca Etica de Badajoz y Fiare.
Asumo íntegramente las reivindicaciones de los campamentos dignidad de Extremadura. Participo con mucha fuerza y ganas desde el encierro en la catedral de Badajoz. En estos momentos creo que Recuperar Badajoz es un instrumento político vertebrador de todas mis inquietudes y compromisos. Pongo todas mis capacidades e ilusiones en ello.